buscar

SANTUARIO PÚNICO ES CULLERAM


IMPORTANT INFORMATION

Oculto entre bosques se esconde este sobrecogedor enclave de la arqueología pitiusa dedicado a la diosa Tanit, vinculada a la fertilidad y la fortuna

A pocos kilómetros de la cala de San Vicent se encuentra el santuario púnico de Es Culleram, una cueva ubicada en la finca de Can Quintals que se eleva unos ciento cincuenta metros sobre el nivel del mar. Oculto entre bosques se esconde este sobrecogedor enclave de la arqueología pitiusa dedicado a la diosa Tanit, vinculada a la fertilidad y la fortuna. Se tiene conocimiento del santuario desde que la sociedad Arqueológica Ebusitana lo descubrió en 1907, momento en que se hallaron unas 600 figuras de terracota, más de un millar de cabezas de otras y diversos materiales, como un león de hueso y otro de marfil. Además, los arqueólogos encontraron el objeto más importante, una placa con doble inscripción púnica que reza así: “Al señor, a Resef-Melkart, este santuario que ha hecho, dedicado y reparado este muro de piedra tallada Abdeshmun, hijo de Azarbaal, el sacerdote, para nuestra eñora, para Tanit la poderosa y para Gad, por su cuenta”. Y es que los púnicos convirtieron esta cueva en su más importante lugar de culto en Ibiza, entre los siglos V y II a.C., a donde acudían creyentes de toda la isla para realizar ofrendas. El templo estaba perfectamente organizado y contaba con un cuerpo de sacerdotes, que se desplazaban hasta él durante las épocas de celebración de rituales. Además, el santuario se dividía en tres zonas: la primera era un patio a cielo abierto con un altar en el que se celebraban ritos y sacrificios de animales, se quemaban sus partes no comestibles, como la cabeza, las patas, las vísceras e incluso la sangre. La parte central de la cueva albergaba a la diosa, que es posible que incluso fuera una estalacmita unida a una estalactica. La tercera zona sería la más profunda, en la que se encontraba el botrhos (depósito sagrado donde se iban acumulando los restos de las ofrendas sacrificales). Dichas ofrendas consistían en figuras divinas -en la mayoría de casos, representan el busto de la diosa Tanit cubierto con un mantón alado-. Son muchos los expertos que aseguran que el santuario de Es Culleram debía tratarse de un santuario internacional, bien comunicado con el mar gracias al puerto de sa Cala. Este tempo fue abandonado en el siglo II dC, posiblemente debido al derrumbamiento natural de la primera gran sala. HORARIOS De abril a octubre de martes a domingo de 10.00 a 14:00 horas COMO LLEGAR De Sant Joan parte una serpenteante carretera que conduce al pueblo de Sant Vicent (6 km.). Siguiendo la misma carretera, 900 metros más adelante, verán una salida a la izquierda con una indicación de la cueva. Ascienda y tras una sucesión de curvas y una pequeña recta encontrarán un claro para estacionar. Luego hay que seguir a pie por un sendero, descender un tramo de colina, tras 15 minutos, se alcanza la cueva